Los puentes peatonales sobre las avenidas han sido un debate no concluido en Santa Cruz, por eso creo necesario proponer estos apuntes. Los puentes peatonales se construyen sobre las autopistas urbanas o rurales, ya que una autopista por definición no debe tener ni semáforos ni cruces a nivel. Nada debe detener a quien viaja en autopista.

En áreas y, por tanto, avenidas urbanas se usan también puentes peatonales en proyectos especiales cuando por topografía o por usos comerciales ya que hay muchos peatones circulando en altura, a los que se desea conectar directamente, sin que tengan que bajar al nivel del suelo. Hay un caso de esos en La Paz.

semaforopulsador

Hay 19 semáforos con pulsador peatonal en la ciudad. Foto: El Deber

En áreas urbanas, donde las avenidas presentan semáforos a distancias razonables, esos cruces con semáforo sirven también para el cruce de peatones, por lo que en esos casos los puentes son totalmente innecesarios: el peatón preferirá esperar un minuto al verde del semáforo en vez de subir 5.5 metros, que es la altura de los pasos peatonales. Si la distancia entre semáforos es mayor a la razonable, los semáforos con pulsante para peatones han dado muy buen resultado en todo el mundo. Hay uno o dos sobre la avenida Busch para los estudiantes de la UAGRM que funcionan muy bien. Ningún automovilista percibe un retraso relevante.

Puente peatonal en la UAGRM. Foto: El Día

Puente peatonal en la UAGRM.
Foto: El Día

Pero además del hecho que los puentes peatonales no son necesarios para las vías urbanas donde hay semáforos, esos puentes obligan a los peatones a subir hasta los 5.5 m de altura, decisión totalmente discriminatoria hacia los ancianos, las mamás con niños pequeños, los minusválidos, los obesos, los cardíacos y tantos otros. Se trata de una manifiesta injusticia hacia los peatones, en un tiempo en el cual mas bien se está luchando por devolver la ciudad y el protagonismo a los ciudadanos, quitándoselo a los vehículos privados que están destruyendo las ciudades. Es una fuerte tendencia mundial, junto con la promoción de ciclovías. En otros casos, las ciudades han experimentado con éxito las galerías que pasan debajo de las vías, para lo cual necesitan solo 2.10 m, que se logran con una suave rampa. Incluso basta que la vía se eleve un metro para que los desniveles sean casi imperceptibles.

Volviendo a lo nuestro, el puente peatonal que se anuncia para la UAGRM entre las avenidas Busch y Centenario, tendría sentido si se construye al medio, lejos de ambos cruces semaforizados. Construirlo a pocos metros de un cruce con semáforo no tendría ningún sentido. Los técnicos están a tiempo de verificar esta situación.

Fernando Prado Salmón

Director CEDURE